El Camino del Erizo

Aventuras y desventuras de un Erizo dormilón… y friki!

Archive for the ‘Reflexiones’ Category

Disensión

leave a comment »

Hay muchas opiniones en el día de hoy en internet. Muchos análisis de los hechos, muchas voces proclamando su visión sobre lo que ha ocurrido, porqué y qué es lo que va a ocurrir.

Hoy no quiero hablar de opiniones. Hoy quiero hablar de hechos.

Hoy se ha intentado llevar a cabo una acción que, en base a la legislación actual, es ilegal.

Hoy se han llevado a cabo actuaciones para, supuestamente, asegurar el cumplimiento de la ley que ha prohibido las acciones del día de hoy.

Hoy se han enfrentado personas con distintos puntos de vista, distintos cometidos y sentidos del deber. Lo han hecho como dos bandos, dos enemigos con objetivos opuestos que necesitaban librarse del otro para llevar a cabo sus objetivos.

Hoy ha habido heridos en ese enfrentamiento.

Hoy se ha impedido que gente que quiere expresarse lo haga. Quizás no como podrían hacerlo en la calle de forma individual, pero sí a través de un cauce que les está vedado. Supuestamente por ley. En última instancia, debido a la decisión (o los intereses, quién sabe) de alguien.

Hoy han aparecido los líderes de ambos “bandos” animando a sus seguidores a que lleven a cabo sus mandatos, sus objetivos. Ellos no estaban en la calle en el enfrentamiento, bien se han cuidado. Ellos no están heridos.

Ellos siguen hablando.

Y la gente, el pueblo, sigue sufriendo. Sigue sin poder hablar, ni expresarse. Quizás porque no sabe, entre tanto análisis enfrentado, entre tanta palabra vacía. Quizás porque no puede, porque no quiere, porque piensa que de todos modos, aunque hable, quién iba a escucharle.

Hoy, como viene ocurriendo en las últimas semanas, el pueblo español se ha dividido en dos. Un pueblo, una gente que es más parecida, que tiene… que tenemos mucho más en común que aquello que nos diferencia.

Hoy España se rompe, quizás porque nunca supo estar unida.

Written by Erizo

02/10/2017 at 0:31

Publicado en Política, Reflexiones

Historias y Recuerdos

leave a comment »

Lo más importante en esta vida es ser generoso sin esperar nada a cambio.

Eso decía Dolores cuando la vida decidió que tenía que llevársela a ella, a su marido y a sus hijos, a Cataluña.

El pueblecito donde se asentaron era pequeño y lleno de gente humilde. Allí su marido había logrado encontrar un empleo, y el que sería su hogar durante varios años se le antojaba a su llegada exótico y misterioso, al mismo tiempo que gris y frío. Dolores, llena de juventud y de una alegría que tan solo puede encontrarse en el Sur, no podía evitar echar la vista en esa dirección buscando en el horizonte un rastro de otra tierra, otras gentes, otra vida que se le hacía ya inevitablemente destinada a quedarse en el pasado.

Tres consuelos tenía Dolores ante el dramático cambio que se había obrado en su vida: su familia, que veía crecer con salud y fuerza; el mar, que si bien parecía distinto, ella lo reconocía en su reconfortante olor y presencia; y la rutina, en forma de orden y concierto que se esforzaba en otorgar a su alrededor, de cuidado, de compras, de entradas y salidas en un afán de ayudar y guiar a su familia.

Como parte de esta rutina, Dolores visitaba regularmente la iglesia, al igual que el resto de sus vecinos. Esta pequeña iglesia dominaba el también pequeño pueblo en el que ahora vivían, alzándose una corta torre de piedra sobre los tejados de las casas colindantes. Una campana repicaba cada media hora, anunciando el paso de un tiempo que aún a aquellas alturas Dolores no sabía determinar si, al pasar, lo hacía rápido o lento. Y en sus ventanas cuadradas, en su fachada seria y cubierta de musgo, en su puerta de pesada y oscura madera, ella veía un nuevo símbolo de calma, de familiaridad en un mundo y una vida que había cambiado de repente, sin haber tenido la decencia de avisarla.

El párroco de la iglesia era tan austero como el propio edificio. Hombre alto y extremadamente delgado, producto quizás de los años de guerra y de posguerra que parecían no quedar nunca lo suficientemente lejos. Su hábito negro con sotana y sus sienes orladas de un fino pelo grisaceo no hacían sino acentuar unas profundas ojeras y los huesudos y prominentes pómulos que configuraban su por lo demás pálido rostro. Sus palabras al decir misa, que mezclaban el catalán, el castellano y el latín, le parecían a Dolores tan grises como aquella iglesia, aquel pueblecito… en definitiva, aquella tierra lejana. Y se preguntó si en aquél lugar el color se había marchado como lo habían hecho ellos de su hogar, y en ese caso, cuál sería la dirección que habría tomado.

El regular paseo desde su pequeña casa hasta la iglesia, la penumbra de la capilla bañada por sendos haces de luz que se colaban por las ventanas de cristal cubierto de polvo, las palabras monótonas y el recitar martilleante de plegarias en latín coreadas por los asistentes… todo ello conjugaba un ambiente que, en definitiva, le resultaba conocido y familiar, y que la reconfortaba, le proporcionaba un punto de apoyo sólido en un mundo súbitamente cambiante.

Las horas de recitar plegarias casi de forma ausente, que Dolores sabía al dedillo desde su más tierna infancia, las amenizaba contemplando la imagen de una virgen que, tras el altar, dejaba caer tres lágrimas pétreas que parecían querer descender por el rostro de madera de la imagen. Al contemplarla, Dolores se encontraba probablemente a sí misma, doliente pero fuerte y tenaz. Y se preguntaba si también la Virgen sería capaz de, como ella, ver el gris que las rodeaba en aquel pequeño pueblo, aquella maltrecha tierra en aquellos tristes tiempos. Y se consolaba pensando que quizás, si bien pudiera no encontrar nada más en común con nadie en aquel lugar, ya sentía que alguien podía entenderla y acompañarla.

Un día, Dolores decidió que aquél retablo donde se encontraba su amiga y patrona debía antojársele descarnado y frío, aún a pesar de las pequeñas imágenes que decoraban sus facetas, y el oro que remataba los bordes y los marcos de noble madera. Fue el sábado antes de la misa cuando, aprovechando para hacer un mandado, se escabulló a las afueras del pueblo, casi perdiéndose en mitad del campo, para entretenerse en recoger flores. Así lo hizo una vez, y dos y tres ese mismo día de comienzos de primavera, cuando las flores comenzaban a despuntar con brillantes colores. Y cada vez que regresaba al pueblo con una cesta llena de flores, perfectamente ordenadas en manojos, se dirigía a la iglesia que permanecía abierta todo el día. Una vez allí, entre la lúgubre penumbra y los ominosos haces de luz, vestía Dolores a su Virgen decorando el retablo con cariño y paciencia.

El domingo llegó, y Dolores subió feliz de nuevo a la Iglesia, una inocente sonrisa bailando en su rostro, contenta de volver a su amiga y señora adornada en flores. Y en tal felicidad se perdieron sus pensamientos, que no se percató de que sus vecinos observaban también el retablo, asombados y cuchicheando.

Preguntas surgían en castellano y catalán, a las que Dolores no lograba prestar oidos; tamaña era su dicha. Y fue la profunda voz del párroco la que, retumbando en la pequeña capilla, silenció a los presentes y sacó a Dolores de su ensimismamiento.

-¡Mirad todos! ¡Mirad a nuestra virgen, cubierta de flores frescas y arreglada hasta el más mínimo detalle! -decía, su otrora severo rostro iluminado por una tenue sonrisa.

Y sus palabras dieron paso a un breve silencio donde se hizo patente lo obrado en aquél retablo. Tal había sido la humildad, tal la sencillez, tal el cariño que la imagen de aquella virgen parecía brillar con una luz propia hasta entonces desapercibida, iluminando a los presentes y las almas de cada uno de ellos. Por unos brevísimos segundos, todo un pueblo gris, sufridor y áspero debido a su historia reciente, halló un atisbo de luz y de color en su corazón, producto de una composición de flores silvestres tan sencilla y a la vez tan dulce que el frío que gobernaba huesos y ánimo se entibió ligeramente.

-¡Y mirad! -continuó el cura-. ¡Mirad que ha tenido que ser alguien que no es de este pueblo, ni de esta tierra… Ni siquiera de Cataluña, quien ha encontrado el tiempo y el amor en su corazón para vestir a nuestra virgen! ¡Bendita sea!

Y Dolores se sintió enrojecer, mientras todos los presentes la observaban entre admirados, agradecidos y humildes ante su propia demostración de humildad.

Prosiguió la misa, pero aquél día parecía una pizca más alegre, una pizca más cálida. Y saliendo de la iglesia, se acercaron todos los asistentes a felicitar a Dolores por su arte, por su gracia y por su demostración de cariño para con su pueblo.

Un pueblo donde Dolores pasaría años, ni más ni menos del que, posteriormente, querría haber pasado.

————–

Hay historias que no se olvidan, quizás no solo por haberlas escuchado muchas veces, sino porque desprenden una calidez que acaba achacándose al alma de algunas personas.

Son historias que no deberían perderse.

————–

Movie: “A man tells his stories stories so many times, that he becomes the stories. They live on after him, and in that way he becomes immortal.” – Big fish, with Ewan McGregor. Directed by Tim Burton. http://www.imdb.com/title/tt0319061/?ref_=ttqt_qt_tt

Written by Erizo

27/02/2016 at 12:55

Publicado en Reflexiones

Un Nuevo Año

leave a comment »

Camino al Nuevo Año

Camino al Nuevo Año

Llevo todo el día pensando en qué debería resaltar del Año 2013, pero no ha sido hasta ahora que he decidido ponerme. La razón es simple, si bien importante: me faltaba por exprimir algunas gotas de experiencia de este año antes de poder comenzar con el próximo.

Si hay algo que pueda recalcar, de hecho, de este año que se va es que ha sido un año lleno de enseñanzas. Un año de crecimiento.

Este año he aprendido que, si bien es importante esperar y aprovechar las grandes oportunidades que te trae la vida, no por ello tenemos que sacrificar las más pequeñas; las que día a día se presentan en tu camino, y te sacan una sonrisa. Y es que tan solo una pequeña sonrisa diaria te acerca más a la felicidad que todo un camino bien definido, seguro, bien planificado… Y que si unas tienen que anteponerse a las otras, es que algo de tu plan no está bien definido.

Este año he aprendido que la confianza y la seguridad en uno mismo se basa en ser sincero con uno mismo, y en ser consecuente. Plantearte por un lado qué es lo que te hace crecer en la vida, qué es lo que realmente te mueve por dentro, qué es lo que va a hacer que te levantes con energía por las mañanas… y decidir perseguirlo, obtenerlo, luchar por ello. En estas dos pequeñas perlas es en las que se halla el secreto de que los días por los que pasas sean llenos, interesantes… que no pasen sencillamente de largo, que merezcan la pena.

Este año he aprendido que tomamos decisiones todos los días, a todas horas. Cada segundo tenemos la oportunidad de seguir haciendo lo que hacemos, de seguir siendo lo que somos. Y también, cada segundo tenemos la oportunidad de ser mejores. Estas decisiones dan forma a nuestra vida, y si bien a veces no es fácil seguir luchando día a día, es aún más complicado decidir romper con tu rutina, por dura que sea, por hacer algo que crees que debes hacer. La inercia es peligrosa.

De hecho, este año he aprendido que cada una de estas decisiones tiene consecuencias. Cometemos errores, arriesgamos nuestro tiempo, nuestros sentimientos o nuestra energía. Pero a cambio, obtenemos experiencias. Cada segundo de este año me ha llenado de multitud de sensaciones y de sentimientos, buenos y no tan buenos. Es lo que hacemos con esos estímulos lo que da forma a nuestra vida y nos lleva a lo que queremos hacer, a lo que queremos ser.

No es fácil vivir conforme a tus propias expectativas. Pero si no lo intentas, llegará el momento en que ya no puedas decidir si hacerlo o no. Y siempre te preguntarás qué hubiera ocurrido si lo hubieras intentado.

Este año he aprendido que, lo mejor que puedo hacer, es no ser tan duro con esas expectativas, no estar tan concentrado en los resultados, y disfrutar mucho más del camino.

Este año he aprendido que, si bien todo lo que os acabo de contar ya lo sabía, ahora conozco formas de hacerlo realidad… día a día, minuto a minuto, segundo a segundo.

Y la razón de que haya descubierto esto no es otra que habert tenido la oportunidad de estar acompañado por todos vosotros. Tanto aquellos que estáis cerca como los que no lo estáis tanto, sois el resorte que conseguido que este año 2013 haya sido un camino divertido, rico y hermoso. Son las experiencias que he compartido con vosotros los que hacen que levantarse una mañana más merezca la pena, las que me acompañarán en el 2014 y en todos los años que vengan después: cada risa y cada lágrima, cada abrazo y cada beso, cada cruce de miradas, cada sorpresa y cada segundo que hemos compartido.

Por todo ello, gracias.

2013 ha sido un año de crecimiento, y 2014 se presenta como un año de cambio. Pero lo más importante es que será un nuevo año para seguir caminando con vosotros.

Vamos a ello 🙂

 

Written by Erizo

31/12/2013 at 21:14

Publicado en Reflexiones

A matter of Trust

leave a comment »

Empezaré diciendo que acabo de terminar de ver el último programa de Salvados, de Jordi Evole. En esta ocasión, ha tratado sobre el Sistema Autonómico Español, y me siento inclinado a decir que el programa es todo un ejemplo a seguir en cuestión de investigación periodística y presentación de resultados. Cabe destacar que, en relación a un tema tan controvertido, Jordi y su equipo han logrado reflejar numerosos y muy diversos puntos de vista sobre el tema. No solo es muy útil para presentar una situación que estamos viviendo en nuestro país y la forma en que éste funciona con mucha cercanía, sencillez y gran número de datos; sino que para cualquier persona que disfrute dándole vueltas a este tipo de cosas y contrastando opiniones distintas es toda una oportunidad de contemplación.

Aprovecho para recomendar el programa, que se está mereciendo todas las alabanzas (y críticas) que recibe. Realmente es un chorro de agua fresca en el estanque denso y opaco en el que venimos nadando: Cafe para todos.

Continuaré diciendo que a mí personalmente, esta úlima edición me ha dado mucho, muchísimo en lo que pensar. La verdad, no soy un experto en materia política, ni conozco tan profundamente como me gustaría el sistema guvernamental español, mucho menos la legislación (con minúsculas excepciones). Lo que sí soy, en todo caso, es un analista de negocio y de sistemas. Y como tal, me siento tentado (creedme… muy, MUY tentado) a entrar a estudiar cada uno de los sistemas propuestos: sus ventajas, sus inconventes, los posibles riesgos y el grado en que pueden afectar al sistema… entrar a estudiar como se coordina con el resto de sistemas vigentes, ver cómo pueden acoplarse, relacionarse unos con otros, buscar una armonía… A exponer mis propias conclusiones, relacionadas con cada uno de ellos. Con la idea de sistemas de este tipo en sí, incluso. ¿Qué puedo decir? Me confieso ser un metagamer. Y un perfeccionista también, más aún en todo lo que se relaciona de alguna forma con mi trabajo. Pero en el fondo sé que entrar a observar todo esto en profundidad me llevaría más tiempo del que dispongo para ello. Muy a mi pesar, dejaré este tema aparcado para las charlas de café, comedor, y algún que otro post en twitter.

Así pues, iré al meollo que me ha traido hoy al editor de WordPress una vez más, que está relacionado con todo lo expuesto, y que me aleja en este caso de la tónica épica y fantástica de Vilia.

Si hay algo que quisiera resaltar de este programa, son dos cosas. La primera es que, al final, no importa realmente el sistema autonómico que escojamos. Sobre el papel, y en definitiva, cualquiera de ellos funcionaría. Pero no me quiero quedar en sistemas autonómicos: en general esto se puede aplicar a cualquier sistema de gobierno, de organización, de gestión… puede haberlos más eficientes o menos, más definidos, más complicados, más costosos… en el momento de la aplicación, eso da igual. Un sistema va creciendo a medida que se utiliza, y en cuanto esté bien definido el objetivo, el sistema en sí mismo irá encontrando, por fuerza del uso, todos aquellos atolladeros en los que pueda caer. Y los irá analizando y resolviendo.

Un problema no aparece cuando es necesario revisar y mejorar un sistema. El problema viene cuando quienes están encargados de administrarlo, de gestionarlo y de lograr que cumpla sus objetivos, no lo hacen correctamente.

Y volviendo a extrapolar todo esto, en este caso a nuestro sistema de govierno, llego a una conclusión a la que llevo dándole vueltas a la cabeza durante un tiempo ya: el problema que tenemos en España no es el sistema. Somos las personas.

Eso no quita que no haya que continuar arreglando, remendando y mejorando el sistema. Ése, al fin y al cabo, es parte de su propósito para con el objetivo inicialmente marcado. Lo que significa es que estamos preocupándonos de algo que, al fin y al cabo, no es realmente el fondo del problema.

Y podemos ver esta situación en nuestro día a día. No es algo que podamos aplicar tan solo a la política o a las empresas. Que, por supuesto también, teniendo en cuenta además su mayor impacto en su entorno. Tan solo es necesario mirar a nuestro alrededor, darnos cuenta de que todos incurrimos en este problema, en mayor o menor medida, queriendo o sin querer. Que antes de que empezamos a ver en qué nos hemos equivocado, estamos buscando la forma de que no se nos culpe, de desviar la atención, de no aceptar las consecuencias de la situación en la que estemos. No nos importa no hacer las cosas bien, pero todos esperamos que los demás (o al menos los que no “importan”) sí las hagan.

Si se han equivocado con el cambio en el supermercado y me han dado de más, qué bien, ¿no? Si voy con la música a todo volúmen y molesto a la gente a mi alrededor, ¿qué más da? Si no ayudo a alguien que está perdido, ya vendrá alguien que lo haga, ¿verdad? Si puedo cobrar mi sueldo en negro, ¡tengo el sueldo limpio! Si puedo cobrar sin facturar, no pago impuestos por este trabajo. ¿Cómo no se me ha ocurrido antes? Si me quedo con mil euretes de los que le han dado a mi proyecto, ¿quién se va a enterar? Si construyo este edificio con el dinero del presupuesto que me han dado para este año, ¿qué más da si el dinero me lo tengo que gastar? Y bueno, si ya me quedo con un pico, pues ole mis huevos. Oye, ¿y qué tal si metemos en factura a toda la familia de mi cuñado. Si son mucha gente, ¡pues creamos más cargos públicos y ya está!

Es esta cultura de “listos” que tenemos la que realmente nos está llevando a todos por el mal camino. Y si alguna vez nos pillan, ¡podemos excusarnos en que no somos los únicos que lo hacemos! “Si total, ¡no veas lo que se ha gastado el Gobierno Central!”

En esta situación, ¿cómo podemos esperar realmente que funcione sistema alguno? Un sistema se crea, como ya hemos dicho, para cumplir un objetivo. Debe ser mantenido, mejorado y optimizado. Pero eso es algo que debemos hacer las personas. Y por mucho que un sistema esté diseñado para cumplir con el objetivo que se le fijó inicialmente, si aquellos que deben llevarlo a cabo han olvidado, o han decidido olvidar, cuál era ese objetivo… no importará cuánto queramos confiar en el sistema. Siempre nos traicionaremos a nosotros mismos.

Me encuentro en un punto en que, si de verdad alguna vez confío en alguien, ya sea ciudadano, profesional o político, será porque lo oiga diciendo que quienes le acusan tienen razón, que se ha equivocado. Que acepta la responsabilidad de sus acciones.

Y que, de la forma que presenta a continuación, piensa hacer las cosas bien. Piensa arreglarlo.

Ya discutiremos cómo es esa forma. Al fin y al cabo, todos somos humanos.

Written by Erizo

28/11/2012 at 1:49

Publicado en Política, Reflexiones

Cambio de Domicilio

leave a comment »

Safe at Home

Safe at Home

Pues a lo tonto a lo tonto, llevo ya por Madrid casi un año!!

Fue por primeros de Octubre cuando llegué a España de vuelta de New Jersey, recién comenzando en la empresa donde trabajo… y fue casi nada más llegar que encontré un piso donde he podido vivir más o menos cómodamente hasta ahora. Lo cierto es que no ha estado mal. La casa que alquilé, compartida con tres chicos más, es grande y bastante bien equipada. Me considero una persona humilde, que precisa de más bien poco para vivir. En este caso, ese poco, dentro de mi habitación, consistía en un armario hasta los topes, una cama individual bastante cómoda, una mesita de noche donde guardaba todo lo que he ido encontrando a lo largo de este año, mi ordenador y calefacción central para el invierno. La casa en sí estaba bien provisionada, aunque no hubiese muchos muebles en sí. Supongo que el propósito de esto es que no tuviésemos que disputarnos el espacio. Había un salón grande y espacioso, con butacones y un buen número de sillas, que posteriormente fue ampliado con dos sofás bastante cómodos. Cocina bien amueblada con lo preciso. Cuarto de baño funcional y bastante grande. La verdad, la casa estaba muy bien, y la zona aún mejor.

Sin embargo, no todo eran aspectos positivos. Como ya he mencionado, he vivido con compañeros. Para ser sincero, no sabría decir hasta qué punto el que no hayamos congeniado demasiado es culpa mía o de ellos. Sospecho que es de ambos, como todo. Pero lo cierto es que el ambiente en el que he vivido este año no me ha parecido tan agradable como me hubiese gustado.

Por un lado, quisieras o no, había más gente en tu casa. Para mí, mi hogar es un santuario. Quiero poder llegar a casa y relajarme, descansar y organizarme como mejor quiera. Si quiero limpiar, limpio. Si quiero dejarlo para otro día, lo dejo. Si quiero salir, quedo para tomar una cerveza. Pero lo que menos espero mientras estoy en mi casa es sentirme obligado a nada. Y lo quieras o no, compartir piso, aún más cuando el ambiente no es muy positivo y la organización escasa o inexistente, involucra tener que estar pendiente y depender en mayor o menor medida de lo que hacen los demás. En sí mismo no considero que eso sea algo malo. El problema de la convivencia es que si quienes comparten un espacio habitable no intentan encontrar un equilibrio que los satisfaga a todos y además no pongan de su parte para proporcionárselo a los demás, hay molestias. Algunas serán pequeñas. Otras no tanto. Otras ocurrirán siempre, y serán como una gota que va cayendo una y otra vez en el mismo vaso, llenándolo poco a poco. Y en este caso ha sido así: al final, todos hemos seguido con la filosofía de “a mí que me dejen en paz, q mientras no se metan conmigo yo no me meto con los demás”. Y así nos ha ido. Y así les irá.

Las molestias estaban ahí, aunque fuesen pequeños detalles. Y es que son los pequeños detalles, al cabo de un año, los que se notan. Al final, te encuentras con que el piso que has alquilado, tan espacioso y bien equipado, se reduce a tu pequeña habitación donde sabes realmente que puedes organizarte como quieras. Y salir a cocinar o al cuarto de baño es arriesgarte a pisar territorio neutral o, incluso, enemigo. Personalmente, a mí no me compensa vivir así.

Es por eso que, cumpliendo casi un año desde que llegué a Madrid, estoy haciendo lo que llevo queriendo hacer desde  hace bastante tiempo: me mudo a un piso para mí solo.

Es un buen piso: un salón amplio, con dos sofás, mesa y sillas. Un dormitorio con cama doble, armario empotrado enorme y sitio para un escritorio de trabajo. Cocina amplia y equipada (le falta horno, xo no está mal). Cuarto de baño grande. Un piso nuevo, construido hace tan solo unos cinco años. Bien cuidado. Con garaje (aunque muy pequeño). Tiene potencial.

Ahora comienza, realmente, una nueva e impresionante aventura. Aunque llevo dos años independizado como quien dice, comienzo a andar un paso más en solitario. Espero que me ayude a encontrar un sosiego que hasta ahora me ha faltado, y que creo necesario para asentar una base sobre la que llevar a cabo cualquier otra actividad que se pueda tener en la cabeza. Y de esas hay muchas.

El lunes habré terminado la mudanza y estaré en la casa nueva. Si venís de visita seréis bienvenidos 🙂

———–

Mood: Happy and Wishful!!

Music: “So long, and good night” – Helena, My Chemical Romance.

Movie: “We all wear masks… metaphorically speaking.” – Dr. Arthur Neuman. The Mask (1994). With Jim Carrey and Cameron Diaz as Main Actors. Directed by Chuck Russell. Written by Michael Fallon.

 

Written by Erizo

29/09/2012 at 1:56

Publicado en Madrid, Reflexiones

Two worlds

leave a comment »

Torn between worlds - xxshawn

Torn between worlds – xxshawn

Tomar el AVE se parece cada vez más a atravesar un portal entre dos planos.

Es como si hubiese dos sitios alejados ya no solo por distancia, sino también por realidades. Dos mundos diferentes, autocontenidos, en los que uno se ajusta a un ritmo concreto desde el momento en que llega. Un ritmo que permanece hasta que uno se va.

No se está mejor o peor en un lado o en otro. Tan solo se está: son un todo, discretos, desconectados, independientes. Hay cierta inercia que impide pasar de uno a otro. Pero en el momento en que has pasado, el ambiente te atrapa, el día a día marca tu ritmo. Y no hay casi tiempo para pensar en el mundo que dejas atrás.

Vivir en dos mundos que se hacen atemporales, perpetuos: porque aunque cambien, no participas de los cambios. Y aun estando dentro, todo lo que pasa lo ves desde otro lugar… más allá de un mundo o otro. Más alla del espacio… o del tiempo.

——————

Quote: “No one in the world ever gets what they want and that is beautiful.” – James Halliday

Book:
“You drunk I’m think, don’t you?” – Death.
Mort, Discworld Collection.
Terry Pratchett

Game: Sonic Advance. Game Boy Avdance. SEGA, 2001.

Song:
“Find a way to bring back yesterday
Find a way to love
I hope you’ll stay
When tomorrow becomes today
Love will find a way”
– If you still Believe, Elsa Raven.
Leged of Dragoon OST
https://www.youtube.com/watch?v=dLMQuYbh4q8

Written by Erizo

30/07/2012 at 1:25

Publicado en Madrid, Reflexiones, Sevilla

Tagged with

I’m back!!

leave a comment »

Pues así es: estoy de vuelta por estos lares.

Dioses, parece mentira que haga más de un año y medio que no escribo una entrada en este blog. Y bueno, ahora que lo hago, no sé ni qué contar! Quizás lo mejor sea sumarizar un poco mi situación actual, desde el punto en el que lo dejamos…

Este blog fue creado para contar las aventuras de un joven e inocente Erizo en tierras extranjeras. Por aquél entonces, desde finales de Agosto de 2010 hasta Agosto de 2011, este simpático Erizo ha podido disfrutar de una beca Erasmus de esas que te dan en la Universidad. Y menuda aventura que fue aquello! Quizás en algún momento me decida a contar algunos detalles de aquél año, incluidas algunas fotos, pero por ahora baste decir que de Holanda me he traido muchos amigos, recuerdos y conocimientos que me han marcado más de lo que hubiese esperado.

Tanto The Fish como yo terminamos nuestra carrera, Ingeniería Informática, en la TU/e. Lo logramos llevando a cabo un proyecto de investigación cada uno la mar de interesante, y de los que quizás os hable en otra ocasión. De nuevo, baste decir que ahora somos titulados y, de hecho, trabajadores.

Un par de semanas después de presentar nuestros respectivos proyectos, comenzamos a trabajar para una empresa americana líder en el sector de las tecnologías de la información y las telecomunicaciones. Como parte de un proceso de inmersión para recién graduados, hemos podido disfrutar de un mes de cursos en Estados Unidos, donde tuve la increible oportunidad de visitar New York, entre otras muchas cosas! Un viaje que, de nuevo, quizás cuente en alguna otra ocasión.

Y actualmente, mientras mi colega The Fish está currando en Suiza, yo estoy trabajando en Madrid, donde la empresa está todavía dando sus primeros pasos. Mi vida ha pasado a centrarse en buena medida en el trabajo que estoy llevando a cabo, dejando de lado en mayor o menor medida, y para mi pesar, cosas tales como el rol, la escritura o Sevilla. Que no me malinterprete nadie: aunque hecho (mucho) de menos esas facetas de mi vida y la frecuencia con las que las tenía a mi disposición, también estoy disfrutando enormemente del trabajo que estoy haciendo. Sé que algunas de ellas podré llevarlas a cabo más adelante. Otras, quizás, no sean ya recuperables. Pero lo cierto es que sé que la única forma en la que podemos encontrar satisfacción en nuestra vida no es solo hacer lo que nos gusta, sino disfrutar lo que hacemos. En mi caso, esto se cumple, por lo que aunque hay ciertas cosas que pueden mejorar (siempre debe haberlas, para no dormirnos!), puedo decir que estoy contento.

Y esto me lleva de nuevo hasta el principio: ¿qué cuento yo aquí, en este rinconcito perdido de la mano de Mystra? Este blog fue creado para contar mis aventuras fuera de mi tierra, lejos de mi gente, en un mundo nuevo que debía descubrir. Es cierto, ya no estoy de Erasmus. Y seamos sinceros: no me motiva ahroa mismo contar cómo fue aquél año así del tirón (se ve que no soy muy bueno con eso de la continuidad XD). Sin embargo, en cierto modo, esas condiciones siguen cumpliéndose: sigo lejos de lo que considero mi hogar, y ahora el mundo que debo descubrir, en lugar de llamarse Eindhoven, se llama Vida Laboral. Todo un lujo en los tiempos que corren, por otro lado.

Veo por lo tanto factible continuar con este blog en la misma linea que tenía cuando lo creé. Ya no estoy de Erasmus, pero sigo inmerso en esta aventura que es la vida.

Sed bienvenidos de nuevo (robots de Google, principalmnt XD) a el Camino del Erizo. Espero que os disfruteis el viaje.

—————————-

Una frase: “Posiblemente, el mayor desperdicio del mundo es el de todo lo que pudo haber sido y nunca fue”

Una película:
Cadena Perpetua
(the Shawshank Redemption),
con Morgan Freeman y Tim Robins,
dirigida por Frank Darabont, 1994
http://www.imdb.com/title/tt0111161/

Un juego: Final Fantasy V, Square, 1992.: http://es.wikipedia.org/wiki/Final_Fantasy_V

Una canción:
“This was my mistake
Broken are plans we made
So I will be traveling any place
Cause anywhere’s better than
Here we rest in peace
Rubble beneath the feet”
– Anywhere but Here, Sick Puppies
http://grooveshark.com/#!/s/Anywhere+But+Here/4zTFJw?src=5

Written by Erizo

25/06/2012 at 0:43

Publicado en Reflexiones